12 de febrero de 2009

¿Tono o politono?



Cuántos momentos tan plácidos de la vida han sido interrumpidos y lo siguen siendo irremediablemente cada día por un peculiar y engañoso mensaje publicitario en forma de anuncio televisivo, sección del periódico, diminuto rincón de una revista u otro tipo de papel teñido de colores, con el único fin de inducir a la masa humana residente en el planeta tierra a teclear en sus móviles una palabra corta seguido de un espacio y cuatro dígitos por conseguir a cambio algo que incita a desearlo durante unos instantes y por tanto a pulsar la maldita secuencia numérica en la pequeña pantalla. ¿Debemos sentirnos afortunados al recibir un premio cuyo importe se está cargando a nuestra cuenta corriente -entre 2 y 4 euros impuestos no incluidos- contribuyendo de este modo a que miles de empresas incrementen los dígitos de sus beneficios a nuestra costa, mientras la idea cala hondamente en las mentes de un sin fin de timadores que planificarán sin tapujos hacer lo propio para obtener similares ganancias?
Pero centrándonos en lo que verdaderamente nos ocupa, o lo que es lo mismo, tal ansiado premio, éste suele ser un sorteo bien para entrar en la porra de una rifa de un crucero, o de un coche, o de unos miles de euros, o incluso de un sueldo para toda la vida. Pero en realidad el motivo que conduce al ser humano a teclear la palabra maldita seguido de sus cuatro dígitos en mayor número de ocasiones -y estadísticamente comprobado- es poder recibir en el móvil

¡Un tono o un politono!

Lo cual me atrevo a definir como sucedáneo barato de música comercial con timbre de latón creado para invadir nuestros móviles de forma reglamentada y/o legalizada con fines única y exclusivamente lucrativos.
Pero, ¿qué tiene que ver todo esto en este blog?
Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada