30 de diciembre de 2008

Reflexiones navideñas (1)

Qué rico centollo recién traído de las Rías Baixas, con huevo picado en su interior y aliñado con albariño denominación de origen, para celebrar el nacimiento de Jesús en el portal de Belén. Lo celebramos hincándole el diente a cada una de sus pezuñas, la primera, por la Virgen María, una más por el Santo José, y la pinza más gorda por la mula, o mejor por el buey -no al que tenemos pensado hacer un homenaje la última noche del año sino el que postra a la diestra de la mula-. Nos ponernos ciegos comiendo todo tipo de manjares, dulces y "excusas" en forma de colesterol emborrachándonos con champagne junto a la imagen del pobre niño Jesús, nacido en un pesebre, hambriento sin nada que llevarse a la boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada